5 cosas que los cristianos necesitan saber sobre depresión y ansiedad

Publicado el 24 julio 2015 en Articulos
  

521469_depresion__ansiedad_problemas_de_saludHace años, me quedé mirando los ojos vacíos de mi madre, una mujer que nunca había dejado de orar por sus cuatro hijos descarriados y no había visto ningún reconocimiento, ni amor, ni nada. La enfermedad mental tomó temporalmente su vida y se le olvidó que tenía un hijo menor. Para ella, yo era una mentira.

Por lo tanto, se podría decir que cuando trato con cristianos con estragos por trastornos mentales, tengo un interés personal. Depresión, episodios bipolares y ataques de ansiedad han perseguido a mi familia por generaciones, incluso aquellos que habían seguido a Jesús. Es feo. Es doloroso. Pero a menudo, es el tema que simplemente no queremos discutir pero hay cinco cosas que los cristianos deben saber sobre los que sufren depresión.

1. La depresión no es tema discutido en la iglesia

Debido a que la depresión no se discute a menudo en las iglesias, hay una gran cantidad de malentendidos que han aparecido. El primer paso es darse cuenta de lo que este trastorno no es: “No es un defecto de carácter, un trastorno espiritual o una disfunción emocional. Y lo principal, no es una opción”.

2. La enfermedad mental no es un pecado

Los pecados pasados pueden contribuir al dolor y los pacientes pueden pensar que los trastornos mentales tienen que ver con acciones pecaminosas. Sin embargo, a veces los cristianos pueden herir a sus hermanos y hermanas al tratar su enfermedad mental como algo pecaminoso.

3. La Biblia no proporciona “respuestas fáciles”

La Biblia es sin duda nuestra guía para la vida. Pero la respuesta a la enfermedad mental no es un verso o dos fuera de contexto. Después de todo, la gente de las Escritura probablemente sufrían de depresión, como David y Jeremías. “En lugar hablar un poco de un verso divorciado de su contexto, una mejor estrategia es buscar ayuda en esas instancias de sufrimiento mental en el cuerpo de la Iglesia y ofrecer consuelo, diciéndoles que hasta los santos lucharon.

4. La ansiedad y la depresión no se ve a menudo como pensamos

Sólo porque alguien parece “feliz”, eso no quiere decir que está sano. Los que sufren de enfermedades mentales a menudo tratan de ocultar los síntomas debido al estigma. Lo que necesitan es una comunidad amorosa, donde la gente les anime a hablar y buscar ayuda.

5. Las iglesias fuertes no siempre arreglan el problema de la depresión

Incluso las grandes iglesias no pueden tener actualmente el vigor para hacerle frente a los trastornos mentales. Por lo tanto, ¿qué se necesita? “La curación viene de una comunidad de oración y amor que busca comprender verdaderamente el mayor trastorno depresivo y trastornos relacionados y desarrolla una respuesta positiva”.

La depresión puede sentirse como un peso enorme que puede tumbar a un cristiano una y otra vez. Liberarse de las garras de este trastorno puede parecer imposible, pero Margaret Ashmore (de la Asociación de Consejeros Bíblicos) dice que una de las cosas más importantes que una víctima puede hacer es “el siguiente paso”.

Si usted sufre de ansiedad y de depresión, usted no está solo. Hay muchos consejeros cristianos certificados que pueden proporcionarle apoyo amoroso.

¿Qué piensas? ¿Conoces a alguien que sufre de depresión o ansiedad? ¿Cómo le has ayudado a encontrar esperanza y aliento?

Escrito por John UpChurch


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Cargando ... Cargando ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com