¿Es correcto que un cantante evangélico asista a un evento ecuménico?

Publicado el 12 febrero 2015 en Articulos
  

ecumenismoDesde finales de la semana pasada medios de comunicación cristianos, principalmente en Internet, difundieron la noticia de Alex Campos cantando en el Vaticano ante el Papa Francisco. Como supongo que la mayoría de quiénes me están leyendo conocen la noticia no me centraré en los detalles, excepto que dicho concierto fue dentro del marco del IV Congreso Internacional Scholas Occurrentes “Siendo uno en Jesús” y que ante las mordaces críticas que Alex Campos recibió Jesús Adrián Romero emitió un comunicado apoyando a su amigo.

Antes de brindar mi opinión de si es correcto o no de que un cantante cristiano participe en un evento de esta índole, confieso mi profunda desilusión al leer las críticas tan ácidas que los evangélicos solemos dar cuando suceden episodios como estos.

Aunque algunos disintieron de forma respetuosa, no fueron así la mayoría. Uno lee y siente una punzada en el corazón por lo inmisericorde del tono. Encontrarme ante comentarios así solo ratifica mi convicción de que a los evangélicos nos hace falta reflejar mejor a Cristo en las redes sociales.

Directo al grano: no señores, no está bien que un cantante cristiano participe en un concierto en el Vaticano. A continuación explico por qué.

Cuando un cantante evangélico participa de eventos de este tipo el mensaje que transmite es que católicos y evangélicos creemos en lo mismo, que los católicos son cristianos al igual que los evangélicos y por lo tanto, vamos, no hay por qué estar separados.

Eso es ser ambiguo con nuestras creencias.

Si usted lee detenidamente Juan capítulo diecisiete, el gran capítulo en el que Jesucristo oró para que sus seguidores fueran uno, verá que la unidad por la que él intercedió se basa en la verdad. No hay unidad sin la verdad. Como muy bien afirma Will Graham en su artículo Estoy a favor de la unidad: “La apelación a la unidad cristiana debe ser una unidad muy concreta… se trata de una unidad que se deriva de una común adhesión a las enseñanzas de Jesús. Donde no se acepta la doctrina de Jesús, no puede haber unidad del Evangelio” (1).

Esto significa que cuando un cantante cristiano participa en un concierto como el que la semana pasada se celebró en el Vaticano se transmite la errada idea de que podemos ser uno con ellos a pesar de que no creamos lo mismo. Vamos, si alguien es un cristiano que conoce la Escritura y de paso, conoce la doctrina católica, su conciencia debería de advertirle de que no puede participar en actividades de este tipo.

El cristiano que conoce lo que la Escritura enseña sobre el tema de la adoración sabe que el único medio para tener comunión con el Padre es el Señor Jesucristo, no a través de María de Nazaret ni tampoco por algún santo de la antigüedad. Cuando un cantante evangélico participa en eventos así con sus hechos está diciendo al mundo: “No importa que creamos distinto, ellos son cristianos y nosotros también”.

No señores, un católico no es cristiano.

Un cristiano verdadero cree firmemente la doctrina que enseña la Escritura acerca de la única y exclusiva vía de comunión con Dios (Jesucristo) y la única forma de ser salvos de nuestros pecados (la justificación por fe) conforme se enseña a lo largo del Nuevo Testamento. ¿Significa esto que solo los evangélicos son cristianos? No, es triste decirlo pero hay un buen porcentaje de evangélicos que tampoco lo son y aunque ese sería otro tema a tratar, hay evangélicos que a pesar de haber “recibido a Cristo” (entre comillas) no han nacido de nuevo y no han sido regenerados por el Espíritu. Por lo tanto, no son cristianos.

Alex Campos publicó un comunicado en su cuenta de Facebook que tituló: “¿Qué haría Jesús?” en respuesta a las críticas que comenzó a recibir afirmando que si a Jesucristo lo hubieran invitado al Vaticano él hubiera asistido sin reparo y por lo tanto, como cantante tuvo justificación de ir. Interesantemente un bloguero, Josué Barrios, argumentó sus palabras diciendo: “Algunas personas deberían dejar de especular diciendo: “¿Qué haría Jesús?”, para empezar a preguntarse: “¿Qué hizo Jesús?”

Eche un vistazo a Mateo capítulo veintitrés o a los capítulos dos y tres de Apocalipsis y sabrá qué hizo Jesús.

Cuando fui adolescente mis líderes me enseñaron que se debía de ir a ministrar a cualquier sitio donde a uno lo invitaran. A lo que pregunté: “¿Y si me invitan a predicar o cantar en una iglesia católica?” Ellos me dijeron: “¡También puedes ir! Pero antes de aceptar la invitación tienes que decirles: Gracias por la invitación, pero antes de confirmarles mi asistencia quiero saber si al subir al frente puedo decir claramente al auditorio que Jesucristo es el único camino al Padre y no María ni los santos. También quiero saber si puedo decir abiertamente que la salvación del pecado es por gracia y por fe, no por obras humanas. ¿Aceptarían que yo fuera con esas condiciones?”

Mis líderes concluyeron: “Si ellos aceptan estas condiciones y no vas a restringir tu mensaje, ¡entonces ve!”

Obvio, es muy improbable que alguien te invite si llega a sospechar que se va a decir eso.

Para terminar… no dudo de las buenas intenciones de Alex Campos de ir al Vaticano ni del lindo gesto de apoyo de Jesús Adrián Romero a su amigo, pero por más grandes cantantes que sean no está bien asistir a eventos ecuménicos de este tipo ya que el mensaje que damos al mundo es ambiguo y que somos lo mismo cuando eso no es verdad.

Noel Navas de La Aventura de Componer!

 


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Cargando ... Cargando ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com