La depresión y el suicidio ¿en la Iglesia?

Publicado el 29 agosto 2014 en Articulos
  

depresion y suicidio en la iglesiaEscrito por Willjosmer Mora.- En Julio de 2011 fui diagnosticado con PTSD, (Trastorno por Estrés Postraumático) tras sufrir una serie de eventos que me marcaron negativamente. Luego de venir luchando contra la ansiedad, stress, insomnio, pérdida del apetito, ataques de pánico que cada vez eran más frecuentes y pensamientos suicidas, fui internado por “Depresión Aguda” en el Departamento de Psiquiatría del Hospital Stony Brook en Nueva York por dos semanas consecutivas.

Suena fuerte la palabra “psiquiatría”, pues comúnmente la asociamos con demencia o lo que coloquialmente llamamos “locura”. Y para mí resultó ser aún más difícil reconocer que padecía de un trastorno cerebral llamado “depresión aguda” -causado principalmente por el PTSD-, siendo cuarta generación cristiana en mi familia; proveniente de una familia pastoral, siendo un ministro con llamado, y considerado un líder espiritual por algunos.

Para muchos suena contradictorio que un cristiano sea víctima de depresión, pero la realidad es que, de acuerdo a la organización Grupo Barna, 70% de los pastores cristianos evangélicos luchan constantemente contra la depresión. Ahora, conociendo esta estadística en personas con estabilidad y liderazgo espiritual, imaginemos la cantidad de feligreses que padecen dicha enfermedad.

¿Qué es la depresión?

Pues sí, la depresión es, en efecto, una enfermedad que afecta al ser humano biológica, emocional y espiritualmente. Tal como lo hace el cáncer, la hipertensión, la diabetes o cualquier otro problema de salud. Y, contrario a la creencia popular de la iglesia, no se trata de un defecto de carácter, ni un desorden espiritual, ni mucho menos de una simple disfunción emocional. Tampoco es falta de fe. Ni el resultado de la desobediencia a Dios. Y no significa que la persona está endemoniada. Me tomó tiempo entenderlo, pero sólo pude superar mis recaídas, una vez logré asimilar lo que padecía, para poder recibir la ayuda correcta.

De acuerdo a la Asociación Psiquiátrica Americana, la “Depresión Aguda” es diagnosticada cuando un adulto presenta uno o ambos de los síntomas esenciales: estado de ánimo depresivo y falta de interés; junto con otros cuatro o más de los siguientes síntomas, por un mínimo de 2 semanas: sentimientos de falta de valor o culpa inapropiada, disminuida habilidad para concentrarse y tomar decisiones, fatiga, agitación psicomotora (imposible estar quieto) o retardo psicomotor, insomnio o hipersomnia (exceso de sueño), significante incremento o disminución del peso o apetito y recurrentes pensamientos de muerte o ideación suicida.

Por lo tanto, debemos diferenciar entre sentirnos triste por unas horas o una par de días y la depresión como enfermedad. No es lo mismo. La depresión, como enfermedad, afecta al ser humano no sólo emocionalmente, sino también biológicamente; por lo tanto requiere tratamiento médico y psiquiátrico, en la mayoría de los casos.


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Loading ... Loading ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com