¿Todo tiene su tiempo?

Publicado el 19 diciembre 2013 en Articulos
  

Por Andrés Corson.- En muchas iglesias encontramos hombres con más de treinta años que aún no se han casado porque según ellos, “no han encontrado a la persona ideal”, pero Dios no sólo tiene la persona sino que también él tiene un tiempo para todo, y algunos, por exigentes o por descuidados están fuera del tiempo de Dios.

Eclesiastés 3:1 dice que hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo. Por no entender esta verdad, muchos niños están tratando de hacer cosas que Dios diseñó para grandes y muchos adultos se están comportando como niños.

Dios asignó un tiempo para cada etapa en nuestra vida; eso significa que existe un rango de edad dentro del cual debemos cumplir cada etapa de nuestra vida.

Jesús intentó iniciar su misión antes de tiempo, pero su mamá le dijo que su tiempo aún no había llegado “así que Jesús bajó con sus padres a Nazaret y vivió sujeto a ellos” Lucas 2:51.

Existe un rango de edad dentro del cual debemos cumplir cada etapa de nuestra vida, si no lo estamos haciendo es posible que estemos fuera de la voluntad de Dios.

LA ETAPA DE LA ADOLESCENCIA (12 A 17 AÑOS)

La adolescencia no es el tiempo para tener novios. El noviazgo antes de tiempo es jugar con los sentimientos de otra persona. En la adolescencia nuestras hormonas están alborotadas y si a eso le añadimos un noviazgo, vamos a pasar los límites y no vamos a llegar vírgenes al matrimonio. 1 Corintios 7:9 dice: “Si no pueden dominarse, que se casen, porque es preferible casarse que quemarse de pasión”. Pero como ningún adolescente está listo para casarse, tampoco está listo para ennoviarse. En Cantares 2:3 dice que no despertemos el amor antes de tiempo, por eso como me decía mi mamá: ¡Mirar y no tocar!

LA ETAPA DE LA JUVENTUD (17 A 25 AÑOS)

En esta etapa los jóvenes se están preparando para ser adultos; es el tiempo para tomar decisiones, entrar a la universidad y empezar a trabajar.

El enemigo quiere que los adolescentes se adelanten al tiempo de Dios y que los jóvenes se atrasen por eso los mantiene ocupados en parrandas, en cosas sin propósito y durmiendo hasta tarde, para que empiecen a tomar decisiones y a formarse cuando ya es demasiado tarde.

En éste periodo de nuestra vida en lugar de buscar a la persona ideal debemos convertirnos en la persona ideal.

LA ETAPA DEL MATRIMONIO (20 A 32 AÑOS)

El espíritu del mundo no cree en el matrimonio sino en “pasarla rico”, dejarse llevar por las pasiones, no formalizar las relaciones… Esta corriente mundana sutilmente se ha metido a la iglesia y por eso muchos le hacen el ‘quite’ al matrimonio.

No podemos adelantarnos al tiempo de Dios pero tampoco atrás, y esto se lo digo a los hombres que están en esta etapa porque es su responsabilidad elegir a la mujer que ha de ser su esposa y casarse. Hay una mujer esperando ser rescatada del castillo de la soltería. Recuerden que no cumplir con la voluntad de Dios en el tiempo de Dios también es pecado.

La Biblia dice que algunos no se van a casar porque tienen llamado a ser solteros o el don de celibato. Pablo dice: “Preferiría que todos fueran como yo (soltero o viudo). No obstante, cada uno tiene de Dios su propio don” 1 Corintios 7:7.

Otros no se van a casar porque tienen expectativas muy altas; están soñando con la princesa o el príncipe azul. Quiero informarles que esa persona no existe porque ya me casé.

Otros no se van a casar porque son muy complicados, difíciles de complacer, de mal genio, egoístas…, otros aprovechan su plata, su pinta, su labia…, para conquistar a las niñas. Están en busca de un cuerpo, de pasarla rico y de encontrar una ‘boba’ que lo complazca en todo, lo único que quieren es saborear a todas las niñas. Esos hombres tienen que ser detenidos; las niñas de la iglesia tienen que mostrar que son diferentes a las otras y, sin compromiso no hay nada”.

Hay niñas que no se van a casar porque el hombre que Dios tiene para ellas no ha sido sensible a la voz de Dios o es un acomplejado que no se cree digno de tener a una buena mujer. Si usted es un hombre íntegro, un hombre de palabra, si usted ha trabajado en su carácter, si usted se ha preparado para el matrimonio…, Dios está de su lado y Él se va a encargar de conquistar la mujer para usted.

Dios ha asignado un tiempo en nuestra vida para elegir a la mujer con la cual vamos a casarnos, en ese tiempo debemos casarnos.

LA ETAPA DE LOS HIJOS (25 A LOS 50 AÑOS)

Sólo vamos a tener a nuestros hijos durante unos veinte años por eso es necesario aprovechar esta etapa para disfrutarlos y amarlos, pero a la vez formarlos y disciplinarlos. Esta etapa es un tiempo en el cual nos negamos a nosotros mismos, morimos a muchas cosas como pareja para disfrutar la herencia que Dios nos ha dado porque el tiempo vuela y cuando menos lo pensamos, nuestros hijos se habrán ido.

Hay quienes en esta etapa les da por separarse de su esposa y regresarse a otra etapa. Eso no se puede hacer, porque no solo estamos fuera del tiempo de Dios sino que también estamos pecando contra Dios, la esposa, los hijos y nosotros mismos.

 LA ETAPA DEL NIDO VACÍO

Muchos papás creen que son buenos padres porque sus hijos no se quieren ir de la casa; pero no es así, esos hijos están violando la ley natural de Dios y los papás lo están permitiendo. Todo tiene su tiempo y hay un tiempo en la vida de nuestros hijos que nosotros tenemos que hacerlos sentir incómodos en casa para que consigan una mujer y se casen.

Muchos hombres mayores de 30 años no se casan porque en casa de papi lo tienen todo: se levantan a las 11 de la mañana, el papá les da plata, la mamá les limpia el cuarto, les lava la ropa y les prepara la comida, en la noche salen con sus amigos, ven televisión…, son unos vagos, y el culpable de estos parásitos son sus papás.  Si  usted papá no sabe cómo formar a sus hijos, le sugiero que vea el canal “Animal Planet” y aprenda de los animales, ¿cómo hacen ellos para sacar a sus hijos del nido? Eso mismo debe hacer usted con su hijo.

Todo tiene su tiempo y debemos prepararnos y preparar a nuestros hijos para que extiendan sus alas y vuelen.

El salmista dijo: “Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría” Salmos 90:12


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Cargando ... Cargando ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com