¿Está mal tener amigos no cristianos?

Publicado el 26 diciembre 2013 en Articulos
  

adolescenteLucas Leys.- Tenemos que tener amigos no cristianos para hablarles de Jesús, pero simultáneamente tenemos que asegurarnos de tener mejores amigos cristianos  para  que  nos  edifiquen  en  Jesús.  Los  amigos  son  una  gran  influencia  para  nosotros,  y   lo  son mucho más  en  los  tiempos  de adolescencia y juventud que en ninguna otra etapa de la vida.

Es por eso que debes tener un especial cuidado al elegirlos. En la amistad, como en el amor. Si deseas tener algunos amigos no cristianos para bendecirlos con tu influencia positiva y compartirles tu fe en Jesús, pues muy bien, pero entonces lo mejor es que tengas un grupo (el principal) de amigos cristianos, que estén «arriba de la mesa» junto contigo, sosteniéndote para que no te caigas.

Además, si no  tienes un grupo de amigos cristianos, ¿junto a quiénes orarás o a quiénes  les pedirás oración cuando  lo necesites? ¿Y con quién  compartirás  tus  preocupaciones  para  recibir  un  consejo  de  sabiduría  bíblica? Esto  del  consejo  requiere  un  especial  cuidado,  porque muchos  terminan recibiendo consejos de sus amigos no cristianos en  lugar de ser ellos quienes dan  los consejos. Esto  finalmente  los  lleva a tomar decisiones equivocadas, por escuchar a los consejeros equivocados.

Siempre es importante que ante cualquier decisión que debas tomar en la vida puedas considerar cuál es el consejo que tiene la Biblia para darte al respecto, y para esto es útil que tengas un grupo de amistades que conozcan y amen a Dios, y puedan ofrecerte ese la palabra apropiada cuando la necesites. No hay en el mundo mayor sabiduría que esta, la que proviene del Señor.

Por otra parte, para las amistades también es válido eso del yugo desigual. ¿En qué sentido? Bueno, conozco muchos casos de amistades rotas por unirse en yugo que resultó desigual. Por ejemplo, imaginemos un chico cristiano que tenía un muy buen amigo no cristiano. Lo pasaban muy bien  juntos en  la escuela, se divertían,  incluso se  iban de vacaciones  juntos … Hasta que en determinado momento decidieron abrir un pequeño negocio juntos, pensando que lo iban a pasar de maravillas pudiendo verse todos los días y encima ganando plata. ¿Lo ves? Ahí  se unieron en un yugo, que era desigual.

A partir de ese momento comenzaron a surgir los problemas. El chico no cristiano quería intentar evadir algunos impuestos para que el negocio ganara más plata, y el chico cristiano no estaba de acuerdo. El chico cristiano no quería abrir el negocio los domingos, y el chico no cristiano lo veía como una haraganería y una pérdida de dinero innecesaria. Y así  sucesivamente, las «pequeñas» diferencias fueron desgastando la relación hasta que finalmente se quedaron sin negocio y sin amistad…

Por último, recuerda siempre que somos nosotros los que debemos transformar el mundo, y no al revés.

El mejor consejo que puedo darte es que busques un grupo pequeño, de tres o cuatro chicos o chicas (todos de tu mismo sexo) cristianos, con  los  que  puedas  reunirte  con  regularidad  para  compartir  lo  que  está  pasando  en  las  vidas  de  cada  uno,  rendirse  cuentas mutuamente, confesarse sus pecados o debilidades, y sobre todo orar juntos por todos estos temas.

Esto te proporcionará el sostén necesario para poder tener amigos no cristianos y ser tú el que sea de influencia para los demás.


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Loading ... Loading ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com