Las Variables del Ministerio Juvenil

Publicado el 22 julio 2013 en Articulos
  

“Un joven no es un vaso que se llena, es un fuego que se enciende”, Rabelais

1016154_10200462174772499_223379236_nLucas Leys.- Los líderes juveniles son mi tipo de gente favorita. Tienes ganas de hacer una diferencia en las nuevas generaciones y Dios te contrató para que trabajes con la juventud. Ajustémonos el cinturón porque acá vamos: Para desarrollar un ministerio efectivo entre la juventud es indispensable reconocer los elementos esenciales de un ministerio juvenil y establecer cómo estos deben interactuar para producir mejores resultados.

Una gran cantidad de líderes y ministerios juveniles exitosos han propuestos sistemas y estrategias que les han sido apropiados en su experiencia. Estos sistemas pueden haber sido muy útiles al ser copiados por otras organizaciones e iglesias pero no siempre al adaptarlos han producido los mismos resultados que en el lugar original.

Por eso mi interés no es proponer otro sistema sino reconocer aquellos elementos comunes a todos los programas que han estado dando resultados y considerarlos activamente para sugerir una estructura que pueda ser fácilmente adaptada a cualquier contexto, tamaño, denominación y estilo ministerial.

Pero tenemos que tirar un flechazo de entrada: Al hablar de ministerio juvenil efectivo no me estoy refiriendo a tener un grupo juvenil multitudinario ni exclusivamente a un tipo de crecimiento numérico. Los números pueden ser un elemento de evaluación pero no son “ÉL” núcleo del ministerio juvenil efectivo. Por ahora déjame contarte que sé cómo se siente que te pregunten cuántos jóvenes tienes y tener que sentirte incómodo con la respuesta.

Créeme, me la han hecho más veces de las que puedo contar y seguramente si todavía no te la hicieron pronto te la van hacer. Pero esa es una pregunta que muchas veces denota “ingenuidad.” La pregunta “cuántos” suele pasar por alto conceptos como: proceso, contexto, visión pastoral, temporadas y propósitos por nombrar algunos.

El Señor me ha dado el regalo de poder servirle en una iglesia cuando apenas tenía 70 miembros y también en una de más de 7.000. De la experiencia de años trabajando en distintas iglesias locales, de distintas denominaciones y en diferentes países, más mi experiencia en diversas organizaciones, he podido precisar la consideración de algunos elementos como fundamentales para cualquier ministerio juvenil sano sea cual sea la situación contextual.

Antes creía que el ministerio juvenil se trataba de hacer una linda reunión de jóvenes cada fin de semana. Para mí el liderazgo era tener acceso al micrófono y participar de las decisiones acerca de quién predicaba, quién dirigía la alabanza y cuándo y dónde iban a ser las actividades especiales. Sin ser del todo consciente de ello, lo único que me interesaba era que el resto de los jóvenes de la iglesia pensaran que yo si sabía estar al frente.

Nunca había reflexionado demasiado en las verdaderas necesidades de los jóvenes que estaba afectando y menos que menos estaba pensando en los jóvenes de fuera de la frontera de las paredes del templo de mi congregación.

No me mal entiendas: constantemente hablábamos de evangelismo. Se suponía que nuestros sermones de tanto en tanto eran evangelísticos y cada vez que algún grupo de música tocaba siempre se suponía que lo hacían con el “único” objetivo de evangelizar.

Si bien los elementos estaban dando vueltas por el ministerio que tenía a la mano hacer, nunca había podido visualizarlos claramente y ni hablar de ubicarlos en algún tipo de estructura u orden para elaborar una estrategia inteligente a la juventud. Creo que me ocurría como tantas veces que pierdo mis llaves. Las busco y las busco como loco y termino encontrándolas en el lugar más obvio. Es que los elementos los tenemos en la nariz. Sin embargo, la gran mayoría de los líderes juveniles nunca hicieron una profunda reflexión en ellos y yo puedo dar testimonio como tantas veces no supe ni de qué se trataban. Pero no te hago esperar más; acá van:

Los Elementos Básicos del Ministerio Juvenil Efectivo

Adolescentes y jóvenes (¿Qué sucede en sus interiores y qué verdaderamente necesitan?)

Propósitos (¿A dónde nos dirigimos en el ministerio juvenil y qué queremos lograr?)

Programas (¿Cómo deben ser las actividades y la programación para atraerlos a la iglesia, satisfacer sus necesidades y movilizarlos a los propósitos?)

Relaciones (¿Cómo retener a los jóvenes en la iglesia y lograr mejores resultados con sus vidas personales?)

Liderazgo (¿Cuáles son las características fundamentales de los y las líderes juveniles efectivos y qué de los distintos estilos?)

Contexto Cultural (¿Cómo es la cultura y cuáles son las tendencias en los comportamientos de los adolescentes que queremos alcanzar?)

Estos 6 elementos no se tratan de componentes aislados. Es muy importante analizar cómo interactúan y por esa razón también los vamos a llamar variables. Sea tu iglesia carismática o conservadora, grande o pequeña, histórica o independiente, se encuentre en Alaska o la India, estos elementos variables deben ser cuidadosamente puestos en su lugar.


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Cargando ... Cargando ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com