Cualidades que se deben buscar en un líder

Publicado el 10 diciembre 2012 en Articulos
  

En la cacería de líderes, lo que primero debe saber es las cualidades de la persona. He aquí diez cualidades de liderazgo para buscar en cualquiera que contrata:

 

CARÁCTER

La falta de carácter no se puede pasar por alto. Por lo general hace ineficaz a un líder. Lo primero que debe buscar en cualquier clase de líder o líder potencial es fortaleza de carácter.

 

No he encontrado una cualidad más importante que esta. Las faltas graves de carácter no se pueden pasar por alto. Ellas harán ineficaz en todo momento a un líder.

 

Las fallas de carácter no se deben confundir con la debilidad. Todos tenemos debilidades. Estas se pueden vencer por medio del entrenamiento o de la experiencia. Las faltas de carácter no se pueden cambiar de la noche a la mañana.

Los cambios se llevan generalmente mucho tiempo e involucra importantes inversiones en relación y dedicación por parte del líder. Cualquier persona que contrate y que tenga imperfecciones de carácter será el eslabón más débil de su organización. Dependiendo de la naturaleza de la falla, la persona tiene el potencial para destruir la organización.

 

Las faltas graves de carácter no se pueden pasar por alto. Ellas harán ineficaz en todo momento a un líder.

 

Algunas de las cualidades que encierra un buen carácter incluyen: honradez, integridad, autodisciplina, docilidad, sumisión, perseverancia, concientización y una gran labor ética. La palabra de una persona de carácter está de acuerdo con los hechos. Su reputación es sólida. Su comportamiento es franco.

 

La evaluación del carácter puede ser difícil. Las señales de advertencia que se deben vigilar incluyen:

• el fracaso en hacerse responsable de sus acciones o circunstancias

 

• el incumplimiento de promesas u obligaciones

 

• la falla en entregar trabajos dentro de los plazos previstos

 

Usted puede conocer bastante sobre la capacidad de alguien para liderar de la manera como lleva su propia vida.

 

Finalmente observe su interrelación con los demás. También puede conocer mucho acerca del carácter de alguien por medio de sus relaciones. Examine sus relaciones con superiores, colegas y subordinados. Hable con sus empleados para averiguar cómo los trata el líder potencial. Esto le dará una visión adicional.

 

INFLUENCIA

El liderazgo es influencia. Todo líder tiene estas dos características: (A) va a alguna parte y (B) es capaz de persuadir a otros de acompañarlo. Pero la sola influencia no es suficiente. Esa influencia se debe medir para determinar su calidad. Cuando observe la influencia de un empleado potencial, examine lo siguiente: ¿Cuál es el nivel de influencia del líder?

 

¿Tiene seguidores ese individuo debido a su cargo (utiliza el poder del título), permiso (ha desarrollado relaciones que motivan), producción (tanto él como sus seguidores obtienen resultados constantemente), desarrollo personal (ha desarrollado a quienes están a su alrededor), o personalidad (trasciende la organización y desarrolla a las personas en una escala de talla mundial)?
 

¿Quién influye en el líder?

 

¿A quién sigue? Los hombres llegan a ser como sus modelos. ¿Tiene ética su modelo? ¿Tiene establecidas las prioridades? ¿En quién influye?

 

¿A quién influye?

 

Asimismo, la calidad del discípulo indica la calidad del líder. ¿Son sus discípulos productores positivos o un manojo de hombres mediocres que a todo dicen sí?

 

En Discipleship for Ordinary People [Discipulado para personas comunes], Stuart Briscoe narra la historia de un joven clérigo que oficiaba el funeral de un veterano de guerra. Los amigos del veterano militar querían participar en el culto en honor de su compañero, así que le pidieron al joven pastor que los guiara hacia el féretro para tener un momento de recordación y luego los llevara al exterior a través de una puerta lateral. La ocasión falló en tener el efecto deseado cuando el clérigo los dirigió por la puerta que no era.

 

A la vista de otros condolientes, los hombres marcharon con precisión militar dentro de un clóset de aseo y tuvieron que enfrentarse a una vergonzosa y confusa retirada. Todo líder debe saber a dónde va. Todo discípulo debe estar seguro de ir detrás del líder que sabe lo que hace.

 

ACTITUD POSITIVA

 

La actitud positiva es una de las más valiosas ventajas que puede haber en la vida de una persona. Creo en esto tan ciegamente que escribí un libro basado completamente en el tema: La actitud ganadora: su clave para el éxito personal. Lo que con frecuencia las personas llaman su problema no es en realidad su problema. Su verdadero problema es la actitud que los lleva a manejar pobremente los obstáculos de la vida.

Se puede llamar una persona sin límites, al individuo cuya actitud lo lleva a enfocar la vida desde una perspectiva completamente positiva. En otras palabras, es quien no acepta las limitaciones normales de la vida como lo hace la mayoría de la gente.

 

Este sujeto está decidido a caminar por el filo de su potencial, o su potencial de producción, antes de aceptar la derrota. Las personas con actitudes positivas pueden ir a los lugares a donde otros no pueden. Hacen lo que otros no pueden hacer. No están restringidos por las autolimitaciones.

 

Un individuo con actitud positiva es como el abejorro. Este no debería poder volar puesto que su tamaño, peso y contorno del cuerpo, en relación con su envergadura, le hace aerodinámicamente imposible volar. Sin embargo, al no tener idea de la teoría científica, el abejorro vuela de todas maneras y produce miel diariamente.

 

Esta manera de pensar sin limitaciones le permite a una persona empezar cada día con una disposición positiva como la que tenía un ascensorista del cual una vez leí. Una mañana de lunes, en un ascensor completamente lleno, el hombre comenzó a canturrear. Un pasajero, irritado por el estado de ánimo del hombre, le dijo ásperamente:

 

—¿Por qué está usted tan feliz?

 

—Amigo—replicó feliz el ascensorista—, porque nunca antes había vivido este día.

 

No sólo que el futuro luce brillante cuando se tiene la actitud adecuada, sino que también el presente es más placentero. El individuo positivo entiende que el viaje es tan agradable como el destino.

 

Piense así de la actitud:

 

Es la criatura de avanzada de nuestro verdadero yo.

 

Sus raíces son internas más sus frutos externos. Es nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo. Es más honrado y constante que nuestras palabras. Es una mirada al exterior basada en experiencias pasadas.

 

Es lo que atrae o repele a las personas.

 

No está contenta hasta que no se la expresa.

 

Es el bibliotecario de nuestro pasado.

 

Es el vocero de nuestro presente.

 

Es el profeta de nuestro futuro. 2

 

La actitud es la que da el tono, no sólo para el líder que la tiene, sino para quienes le siguen.

 

EXCELENTES RELACIONES HUMANAS

 

Un líder que no tiene relaciones humanas rápidamente se encuentra sin seguidores. El extraordinario líder Andrew Carnegie recibió de Charles Schwab un sueldo de un millón de dólares al año debido sólo a sus excelentes relaciones humanas. Carnegie tenía otros líderes que entendían más de su trabajo, y cuya experiencia y entrenamiento eran mejores que las de él. Pero les faltaba la cualidad humana esencial de lograr que los demás les colaboraran, y de esta manera Schwab obtuvo lo mejor de sus trabajadores. Las personas pueden admirar a un individuo que sus únicos activos son el talento y la habilidad, pero no lo seguirán por mucho tiempo.

 

En unas excelentes relaciones humanas se pueden colocar un interés sincero por los demás, la habilidad de entenderlos y la decisión de hacer la interrelación positiva un asunto primordial. Nuestra conducta hacia los demás determina su conducta hacia nosotros. Un próspero líder lo sabe.

 

DONES EVIDENTES

Cada criatura hecha por Dios tiene dones. Una de nuestras tareas como líderes es evaluar esos dones cuando tiene un candidato para un empleo. Pienso de cada prospecto de líder como un «quiero ser». He observado que hay cuatro clases de «quiero ser» : No ser.

 

A algunos individuos sencillamente les falta la capacidad de ejecutar un determinado trabajo. Como lo mencioné antes, todas las personas tienen dones. Sin embargo, no todas están dotadas para manejar una tarea particular. Un no ser al que se envía a un área para la que no está dotado se frustra, a menudo culpa a los demás por su falta de éxito y generalmente se acaba. Si se le redirige tiene una oportunidad de alcanzar su potencial.

 

Podría ser

Un podría ser es alguien con los dones y habilidades adecuados pero que le falta autodisciplina. Hasta podría tener habilidades de superestrella, pero no se le puede obligar a rendir. Este individuo tiene que desarrollar la autodisciplina para ser un «lo hago».

 

Debería ser

 

Un debería ser es alguien con talentos (dones) vírgenes, pero con pocas capacidades para controlarlos. Necesita entrenamiento. Una vez que se le haya ayudado a desarrollar esas habilidades será la persona para la que fue creada.

 

Tiene que ser

 

Lo único que le falta a un tiene que ser es oportunidad. Tiene los dones, habilidades y actitudes adecuados. Tiene el manejo necesario para ser quien debe ser. Es usted, como líder, el que debe darle la oportunidad. Si no lo hace, él encontrará a otro que lo haga.

 

Dios crea a todos con talentos naturales. Pero también los hace con dos extremos, uno para sentarse en él y otro para pensar. El éxito en la vida depende de cuál de ellos utilice más, y es cara o sello: ¡Si es cabeza, gana; si es cola, pierde!

 

ANTECEDENTES RECONOCIDOS

 

El poeta Archibald MacLeish dijo en una ocasión: «Sólo hay algo más doloroso que aprender de la experiencia, y es no aprender de la experiencia». Los líderes que nuevas tierras, quien lucha por hacer algo, comete errores. Las personas que no tienen un historial, nunca han aprendido de sus errores ni lo han intentado.

 

Tengo muchas personas talentosas que trabajan para mí y que han establecido impresionantes antecedentes. Dos de ellos particularmente son líderes de primer orden merecedores de la más alta calidad de liderazgo (calificaron en la categoría máxima en la evaluación de cualidades de liderazgo).

 

Dick Peterson, quien trabajó durante años para IBM, demostró rápidamente que la experiencia no se había desperdiciado en él. Dick ya tenía un historial probado cuando le pedí que colaborara en el inicio del instituto de liderazgo INJOY . En un principio teníamos gran potencial pero estábamos escasos en recursos. La ardua labor, planificación y visión de Dick convirtieron un negocio de muy poco capital que funcionaba en su garaje, en una empresa que cada año produce materiales e influye en miles de líderes a nivel nacional e internacional. Disfruto el privilegio de tener a Dick como presidente de INJOY.

 

Dan Reiland, el pastor principal de la Iglesia Skyline Wesleyan, tiene una historia un poco diferente. Dan es completamente producto de las divisiones inferiores. Se inició en Skyline como miembro de la iglesia. Después de asistir al seminario regresó a la iglesia como maestro.

 

Él nunca fue el mejor profesor que yo hubiera tenido. En efecto, en determinado momento pensé que no sería capaz de triunfar. Pero mediante su tesón y la guía de mi parte pronto se convirtió en el mejor pastor del personal y desarrolló un historial sorprendente. Debido a esos antecedentes le pedí que fuera el pastor principal de la iglesia, y continué entrenándolo. Hoy día, es uno de los más importantes pastores del país, y lleva consigo una importante carga. Algo que disfruto verdaderamente es ver su habilidad para desarrollar otros líderes.

 

Un líder experimentado tiene siempre un historial reconocido.

 

El experto en administración Robert Townsend declara: «Los líderes vienen en todos los tamaños, edades, formas y condiciones. Algunos son pobres administradores, otros no brillan demasiado. Pero hay una clave para reconocerlos. Puesto que la mayoría de las personas en sí mismas son mediocres, el verdadero líder se puede identificar porque de una manera u otra su gente constantemente desarrolla actividades superiores». Revise siempre las actividades pasadas de un candidato. Un líder probado tiene siempre un historial reconocido.

 

SEGURIDAD EN SÍ MISMO

 

Las personas no siguen a un líder que no tiene seguridad en sí mismo. Es más, son atraídas de manera natural por quienes transmiten seguridad. Un ejemplo excelente es una anécdota en Rusia durante un atentado de golpe. Los tanques del ejército habían rodeado el palacio de gobierno y al presidente Boris Yeltsin y sus partidarios en favor de la democracia. Los líderes militares de alto rango habían ordenado al comandante de tanques abrir fuego y matar a Yeltsin. Cuando el ejército se colocaba en posición, Yeltsin salió a zancadas del edificio, trepó a un tanque, miró a los ojos al comandante y le agradeció por colocarse al lado de la democracia. Más tarde el comandante admitió que no había intentado pasarse de bando. Yeltsin le pareció tan seguro y dominante que los soldados conversaron entre sí después de que él hubiera salido y decidieron unírsele.

 

La seguridad es característica de una actitud positiva. Quienes obtienen los más grandes resultados permanecen seguros de sí mismos a pesar de las circunstancias. Hay una maravillosa historia acerca de la gran seguridad del jugador de béisbol Ty Cobb: Cuando este cumplió setenta años un periodista le preguntó:

 

—¿Cuál cree que sería su promedio si estuviera jugando hoy día?

 

Cobb, un bateador .367, respondió:

 

—Aproximadamente .290, tal vez .300.

 

—¿Es ese promedio por los viajes, los juegos nocturnos, las gramas artificiales y las renovaciones en las canchas, no es así?

 

—No—dijo Cobb—, es debido a que tengo setenta años.

 

Los líderes con firme confianza en sí mismos reconocen y aprecian la seguridad en otros.

 

La confianza no es sencillamente para mostrar, otorga poder. Un buen líder tiene la habilidad de inculcar en sus subalternos confianza en él. Un gran líder tiene la habilidad de inculcar en sus subalternos confianza en sí mismos.

 

AUTODISCIPLINA

 

Sin excepción, los grandes líderes tienen siempre autodisciplina. Desgraciadamente, nuestra sociedad va más en busca de gratificación instantánea que de autodisciplina. Queremos desayuno instantáneo, comida al paso, cines de fácil acceso y dinero instantáneo de los cajeros automáticos. Sin embargo, el éxito no viene de modo instantáneo. Tampoco la habilidad para dirigir. Así como lo dijo el general Dwight D. Eisenhower: «No hay victorias a precio de ganga».

 

Debido a que vivimos en una sociedad de gratificación instantánea, no podemos dar por sentado que los líderes potenciales que entrevistamos serán autodisciplinados, que estén dispuestos a pagar el precio del gran liderazgo. Cuando llegan a autodisciplinarse, las personas eligen uno de dos caminos: el dolor de la disciplina que llega del sacrificio y del crecimiento o el dolor del arrepentimiento que viene de la manera fácil y de las oportunidades perdidas. Cada persona elige.

 

En Adventures in Achivement [Aventuras en logros], E. James Rohn dice que el dolor de la disciplina pesa onzas. El arrepentimiento pesa toneladas.

 

Existen dos aspectos de la autodisciplina que debemos buscar en los líderes potenciales. El primero es en las emociones. Los líderes eficaces reconocen que sus reacciones emocionales son responsabilidad propia. Un líder que decide no permitir que las acciones de los demás dictaminen sus reacciones, experimenta una libertad que le da poder. Como lo dijera el filósofo griego Epictetus: «No es libre quien no sea maestro de sí mismo».

 

Un gran líder tiene la habilidad de inculcar en subalternos confianza en sí mismos.

 

El segundo aspecto se relaciona con el tiempo. A cada persona del planeta se le adjudica la misma cantidad de minutos en un día. No obstante, el nivel de autodisciplina de cada uno dictamina cuán eficazmente se usan esos minutos. Las personas disciplinadas siempre están creciendo, luchando por mejorar y maximizan el uso de su tiempo. He descubierto tres características en los líderes disciplinados:

 

• Tienen especificadas sus metas a corto y largo plazo.

 

• Tienen un plan para cumplir esas metas.

 

• Tienen un anhelo que los incita a continuar trabajando para conseguir sus objetivos.

 

El progreso tiene un precio. Cuando entreviste a un líder potencial, determine si está dispuesto a pagar el precio. El autor de la popular tira cómica Ziggy reconoció esto cuando imaginó la siguiente escena:

 

Mientras nuestro amigo Ziggy conducía su pequeño automóvil en una carretera vio dos letreros. El primero declaraba en letras resaltadas: LA CARRETERA HACIA EL ÉXITO. Un poco más adelante vio el segundo letrero. Decía: PREPÁRESE A PAGAR LOS PEAJES.


Categoria: Articulos
comments powered by Disqus

Suscribete

       Email:

Facebook



Twitter



+ LEIDO DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Quién fue más influyente en la renovación de la música cristiana en Español?


MOSTRAR RESULTADOS

Cargando ... Cargando ...
banner
       
    

	

     
    
	
        
        
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com